Venezuela reitera ilegalidad de Orden Ejecutiva emitida por Donald Trump en agosto de 2017 Imprimir
Viernes, 24 de Agosto de 2018 00:00

 A un año de la Orden Ejecutiva 13808 emitida por el presidente estadounidense Donald Trump, que impone restricciones a la negociación sobre emisiones de deuda y bonos por parte del Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela y su estatal Pdvsa, el viceministro de Relaciones Exteriores venezolano para América del Norte, Carlos Ron, reiteró este jueves la ilegalidad de este decreto.

“Es una medida ilegal y arbitraria; actúa completamente en detrimento de la población venezolana”, dijo el diplomático en el programa Derechos Humanos en Revolución que transmite Radio Miraflores, luego de recapitular las consecuencias que ha desencadenado esta medida en el país suramericano.

Enfatizó, en este sentido, que la Orden Ejecutiva -titulada “Imponer sanciones adicionales con respecto a la situación en Venezuela” y publicada el 25 de agosto de 2017- contempla medidas coercitivas a nivel financiero que impactan a la industria petrolera venezolana y, por ende, a toda la población. La prohibición de la repatriación de las ganancias de Citgo, filial de Pdvsa en Estados Unidos, es una de esas medidas.

El Viceministro recordó que en septiembre de 2017, un mes después de la publicación del decreto, el Departamento del Tesoro norteamericano “lanzó” una “alerta” a la banca internacional con relación a los recursos del Estado venezolano, que derivó en el bloqueo de cuentas, el rechazo de transacciones y la demora en el procesamiento de pagos.

“Hoy en día hemos pasado por muchas adversidades, no por falta siquiera de fondos para comprar algunas cosas específicas que necesitamos como medicamentos y alimentos, sino porque los bancos, dada esa alerta, toman la decisión de no procesar el dinero venezolano y eso ha tenido consecuencias nefastas que sí afectan los derechos de cada uno de los ciudadanos de este país”, denunció.

Paralelamente, alertó sobre las recientes declaraciones de la portavoz de la Casa Blanca según las cuales ratificaba la decisión de Washington de mantener “todas las opciones” sobre Caracas.

En 2017, el presidente Donald Trump amenazó la soberanía de la República Bolivariana de Venezuela al declarar que Estados Unidos tenía “muchas opciones para Venezuela incluyendo una opción militar”.