Afrodescendientes analizan reparaciones a víctimas de la esclavitud

En sintonía con el Decreto del Pueblo Afrodescendiente firmado el año pasado por el presidente Nicolás Maduro y en consonancia con el establecimiento del periodo 2015-2025 como el Decenio Internacional para los Afrodescendientes por parte de la Organización de las Naciones Unidas (ONU); este martes inició el Seminario sobre Reparaciones de la Esclavitud y la Colonización, en las instalaciones de Casa Amarilla, organizado por la Cancillería venezolana.

Carlos Ron, viceministro para América del Norte del Ministerio del Poder Popular para Relaciones Exteriores, en sus palabras de apertura, contextualizó que el seminario forma parte de las actividades y acciones que se derivan de la firma del citado Decreto, en el marco de los principios de reconocimiento, justicia y desarrollo para las comunidades afrodescendientes que enarbola la Revolución Bolivariana.

La actividad la organiza el Mppre, en conjunto con la Universidad de las Artes (Unearte) y el Centro Internacional de Estudios para la Descolonización “Luis Antonio Bigott”. El diplomático apuntó que en la programación desarrollada para analizar el tema de las reparaciones, han contado con representantes de Surinam y los Estados Unidos, permitiendo establecer puentes para conocer la realidad que viven las comunidades afroamericanas en este último país.

La ponencia central del Seminario estuvo a cargo de Blessed Ngwenya, profesor del Departamento de Ciencias y Comunicaciones de la Universidad de Sudáfrica, con un doctorado cursado en Reino Unido, quien expuso que sobre el tema se hace necesario crear una nueva imaginación en el contexto de la lógica capitalista.

“La idea es percibir a las reparaciones de la esclavitud y la colonización no solamente como un fenómeno monetario. No debemos caer en la trampa del homo economicus. En la nueva perspectiva que propongo debemos pensar en la reparación de la dignidad humana. La primera compensación que se tiene que operar no es la financiera sino restaurar la calidad, la naturaleza de lo que significa ser un humano”, resumió el académico.

Explicó que al actuar sobre la lógica del capital y reducir la reparación a un reconocimiento económico, se apela a la generosidad, a la benevolencia del opresor, lo que en cierta forma fortalece su arrogancia y siendo que es culpable, esto no debería suceder.

Además, enfatizó que la solidaridad es el punto de partida para trabajar con las personas oprimidas y que las reparaciones no pueden ser desvinculadas de su contexto histórico.

El asistente a la actividad, Gerónimo Sánchez, docente del Centro de Saberes Americanos, Caribeños y Africanos, opinó que el asunto de las reparaciones es muy importante por todo lo que significó el fenómeno de la esclavitud en la época de la colonia en Venezuela, que ha tenido una secuela perversa expresada en la discriminación y el racismo que en estos momentos mantiene sus efectos y “vale la pena que, en tiempos de Revolución, como una deuda histórica, sean retomadas las reparaciones para quienes hemos sido víctimas, no desde la perspectiva de lo económico, sino desde la reivindicación histórica y moral”.

reparaciones