Partido Comunista de Filipinas condena orden ejecutiva de Trump

El Secretario General del Partido Comunista de Filipinas, Antonio E. Paris, a través de una carta dirigida a la Embajada de la República Bolivariana de Venezuela en Manila, condenó la nueva orden ejecutiva de Trump que congela totalmente los activos del país en ese territorio e impone sanciones a terceros que sostienen negocios con Venezuela.

El representante de este partido aseguró que esta nueva arremetida se está haciendo por desesperación, después de que tantos intentos eclosionados de los Estados Unidos no pudieron socavar el apoyo del pueblo venezolano al mandatario nacional y la Revolución Bolivariana.

En este sentido, en su misiva destaca lo siguiente:

“Aparentemente angustiado por la continua frustración de los intentos dirigidos por los Estados Unidos de un golpe de estado contra el gobierno bolivariano, y por el notorio fracaso de los grupos de Guaidó para obtener un apoyo considerable dentro de Venezuela, Trump ha decidido intensificar el criminal bloqueo económico, financiero y comercial de Estados Unidos contra el pueblo venezolano, así como la retórica de guerra imperialista contra Venezuela.

Las nuevas sanciones amenazan los tratos comerciales de Venezuela con otros países, así como el robo de las reservas internacionales de Venezuela, cuentas bancarias internacionales y empresas venezolanas fuera de su territorio, similar al caso de Citgo (la filial estadounidense de Petróleos de Venezuela, SA o PDVSA) que el régimen de Trump se apoderó ilegalmente.

El nuevo dictado de Trump implica bloquear la adquisición y el suministro de bienes básicos en el campo de la alimentación y la salud, la adquisición de bienes y suministros necesarios para la producción y prestación de servicios sociales esenciales, y la venta de petróleo venezolano en el mercado internacional, entre otros. También implica la prohibición extraterritorial a terceros países y empresas de comerciar con Venezuela, amenazando igualmente a estos terceros con sanciones económicas. Esto está diseñado para causar una verdadera crisis humanitaria en Venezuela, y es una política genocida contra todo el pueblo venezolano. Claramente, esto es agresión, esto es terrorismo.

El bloqueo va acompañado de una campaña que amenaza la intervención militar en Venezuela, comenzando con acciones como la violación del espacio aéreo venezolano por aviones espías. Esta amenaza de intervención militar está poniendo en riesgo la paz de toda América Latina. Una agresión militar contra Venezuela tendría consecuencias inimaginables dentro y fuera de ese continente, e incluso la estabilidad del mercado petrolero mundial también estará en riesgo.

El fortalecimiento del bloqueo de Trump contra el gobierno venezolano solo profundizará el sufrimiento del pueblo venezolano y no contribuirá a una solución pacífica al conflicto interno. La nueva orden ejecutiva de Trump obstruye el diálogo en Barbados, mediado por Noruega, entre el gobierno legítimo del presidente Nicolás Maduro Moros y la oposición, que busca una salida política e independiente a la crisis causada por la derecha fascista y la interferencia imperialista.

El bloqueo criminal contra la República Bolivariana de Venezuela viola el derecho internacional y la Carta de las Naciones Unidas. Muestra, una vez más, el carácter descarado del imperialismo estadounidense que, en su afán por dominar el mundo y apropiarse de los recursos estratégicos del pueblo, amenaza la soberanía y la independencia de Venezuela, y la mismísima subsistencia y desarrollo del pueblo venezolano.

La nueva orden ejecutiva coercitiva e ilegal de Trump es un paso adicional en la continua agresión, robo y guerra no convencional que el imperialismo había lanzado contra el pueblo y el gobierno venezolano. Como comunistas, condenamos esta nueva agresión del imperialismo estadounidense y enviamos nuestra solidaridad al gobierno venezolano y al pueblo que lucha por avanzar y profundizar su Revolución Bolivariana hacia el socialismo, basado en su independencia y soberanía, sin doblegarse a los intereses y dictados imperialistas.

Confiamos en que la unidad cívico-militar antiimperialista de Venezuela, que abarca todas las organizaciones patrióticas, democráticas y revolucionarias, continuará fortaleciendo el Frente Popular Venezolano Antiimperialista y Antifascista en defensa de la Revolución Bolivariana”.

¡Desbloquea Venezuela! ¡Manos fuera de Venezuela!
¡No a la intervención imperialista en Venezuela!
¡Viva la heroica lucha del pueblo venezolano!