Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo condena bloqueo de EEUU contra Venezuela

La Coordinadora Latinoamericana de Organizaciones del Campo CLOC-Vía Campesina condena rotundamente el bloqueo que recientemente anunció el presidente de Estados Unidos Donald Trump hacia la hermana República de Venezuela porque dicha medida nos es más que la continuación del plan golpista creado para desestabilizar al pueblo venezolano.

La Cloc-Vía Campesina rechaza la amenaza del asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, al afirmar que quienes quieran hacer negocios con el régimen de Maduro arriesgarían sus intereses comerciales con Estados Unidos. Con esta afirmación, está claro que sus ansias por mantener su rol hegemónico mundial pasa por encima de la agonía y el sufrimiento de millones de venezolanos bajo el argumento que dichas sanciones son para combatir la corrupción y por el fortalecimiento de los derechos humanos.

¡No más mentiras! Lo que quiere verdaderamente Donald Trump es desestabilizar a Venezuela, sacar a Nicolás Maduro para poner a otro presidente títere que obedezca a sus intereses políticos y económicos y su fin último, adueñarse del petróleo venezolano.

Hay muchas cosas que se pueden decir de las órdenes ejecutivas firmadas por Donald Trump, por ejemplo, es falso cuando dicen que protegen la compra de alimentos y medicamentos porque prohíben al gobierno de Venezuela utilizar el sistema financiero internacional. Las sanciones son ilegales porque no están contempladas en la carta de Naciones unidas. Es una arremetida inclemente y criminal de la élite supremacista y racista de Estados Unidos.

Como CLOC-Vía Campesina Nos sumamos a los millones de venezolanos que están en las calles afirmando su respaldo al presidente constitucional Nicolás Maduro y el rechazo a estas políticas que pretenden convertir a Venezuela en una colonia estadounidense. Para Latinoamérica y el mundo entero Venezuela es una nación libre, soberana e independiente.

Hacemos un llamado a la comunidad internacional para que se pronuncien ante esta barbarie, porque hoy es Venezuela, mañana le puede tocar a cualquier patria del mundo que sufra la expropiación de sus bienes naturales.

¡No pudieron, Ni podrán!

¡Viva el pueblo valiente de Venezuela!